La llegada de inmigrantes ilegales a las costas españolas disminuye más del 80% en una década y en Canarias se sitúa en niveles similares a los de 1997

Balance de la lucha contra la inmigración ilegal 2010

18-01-2011

Las llegadas de inmigrantes irregulares a las costas españolas registraron en 2010 la menor cifra de toda la década. Durante el año pasado, llegaron a España por medio de embarcaciones 3.632 inmigrantes irregulares, un 50,1% menos que el año anterior cuando se registró la llegada de 7.285 inmigrantes. La reducción acumulada desde 2001, cuando llegaron 18.517 inmigrantes irregulares, supone un descenso del 80,4%.

Por zonas geográficas, es especialmente significativo el caso de Canarias, donde la reducción fue de un 91,3% (196 en 2010 frente a los 2.246 de 2009) y del 99,4% desde 2006, cuando llegaron 31.678. Es la cifra de llegadas a Canarias más baja desde 1997.

 

Igualmente, el número de inmigrantes llegados a la Península y Baleares en 2010 también descendió un 31,8% respecto a 2009. Mientras en 2009 llegaron 5.039, en 2010 esta cifra se redujo hasta los 3.436. Esta reducción se sitúa en el 56,3% respecto al año 2006 cuando llegaron 7.502.

 

Estos resultados, los mejores de la última década, en la lucha contra la inmigración irregular han sido posibles por el refuerzo de los medios humanos y materiales y por la buena colaboración entre España y los países africanos: en 2010 hubo cuatro meses en los que no llegó ningún inmigrante ilegal a Canarias y otros cinco meses en los que sólo se produjo la llegada de un total de 29 inmigrantes ilegales.

 

 

Entradas de inmigrantes ilegales en Ceuta y Melilla

 

En cuanto a Ceuta y Melilla, en 2010 se registraron 1.567 entradas de inmigrantes irregulares. Estas entradas se producen por inmigrantes que intentan acceder a nado, ocultos en vehículos o medios de transporte o bien vulnerando el perímetro fronterizo.

 

La cifra de entradas ilegales del año 2010 permite cerrar la década consolidando la reducción iniciada a partir de 2005, cuando se produjo la entrada de 5.566 inmigrantes ilegales; la reducción acumulada desde entonces alcanza el 71,8%, frente al incremento del 12% registrado en el periodo 2001-2005, cuando los inmigrantes irregulares llegados a las ciudades autónomas pasaron de 4.969 a 5.566.  

 

 

Repatriaciones

 

En 2010, el Ministerio del Interior repatrió a 30.163 inmigrantes ilegales, un 20,9% menos que en 2009 cuando los repatriados fueron 38.129. Las repatriaciones descienden un año más como consecuencia de la reducción del flujo de llegadas de inmigrantes ilegales a España.

 

 

Denegación de entrada

 

Las denegaciones de entrada (personas rechazadas en los puestos fronterizos habilitados, habitualmente puertos y aeropuertos) se redujeron un 22,68% en 2010 y pasaron de 12.226 en 2009 a 9.453 en 2010. Este descenso es fruto de la actuación de la Brigada de Respuesta Inmediata contra la Inmigración, integrada en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, que actúa en todas las fronteras exteriores.

 

 

 

Readmisiones 

 

Las readmisiones (personas expulsadas de España en virtud de acuerdos con terceros países) se redujeron un 61,58% y pasaron de las 5.099 de 2009 a las 1.959 de 2010.

 

 

Devoluciones

 

Las devoluciones (personas que trataron de entrar en España por puestos no habilitados como fronteras) también cayeron un 3,04%, y pasaron de 7.526 de 2009 a 7.297 de 2010. Este descenso en las devoluciones se debe a la caída del 50,1% en la entrada de inmigrantes ilegales a España durante 2010.

 

 

Expulsiones

 

En cuanto a las expulsiones (inmigrantes repatriados en virtud de las causas recogidas en la Ley de Extranjería, habitualmente a través de expedientes administrativos derivados de la estancia ilegal en España), disminuyeron un 13,74% (13.278 en 2009 frente a las 11.454 en 2010). Del total de expulsiones llevadas a cabo en 2010, las expulsiones cualificadas (explusión de delincuentes extranjeros) representaron el 71%.

 

 

Expulsiones cualificadas

 

El Ministerio del Interior creó en 2009 la Brigada de Expulsión de Delincuentes Extranjeros del Cuerpo Nacional de Policía (BEDEX), cuya misión es la repatriación de delincuentes extranjeros con numerosos antecedentes penales y/o judiciales, vinculados con terrorismo, bandas organizadas, violencia de género o cualquier otro hecho delictivo de especial gravedad y que suponen una amenaza para la seguridad pública. Estas expulsiones son ordenadas judicialmente y conllevan la prohibición de entrada en España y en los países miembros del espacio Schengen.

 

La creación de la BEDEX ha permitido mejorar la eficacia de este tipo de expulsiones cualificadas: en 2010 fueron expulsados 8.196 delincuentes extranjeros frente a las 5.564 en 2008, lo que supone un aumento del 47,3%.

 

 

La Brigada, creada en 2009 e integrada en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, mantiene una comunicación constante con las autoridades judiciales, el Ministerio Fiscal e Instituciones Penitenciarias, con quien se comparte el acceso a las respectivas bases de datos. El objetivo es conocer la situación penitenciaria de los criminales extranjeros reincidentes para poder gestionar, si procede, su expulsión con la autorización judicial. Este trabajo desarrollado por la BEDEX repercute en la mejora de los índices de delincuencia.

 

 

Más control en las fronteras con más medios

 

El Ministerio del Interior ha incrementado en los últimos años el personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dedicado específicamente al control fronterizo y la lucha contra la inmigración ilegal, que ha pasado de 10.239 policías y guardias civiles a finales de 2003 a 16.375 en 2010, lo que supone un incremento del 60%.

 

Junto a este refuerzo de personal, en los últimos años el Ministerio del Interior ha impulsado nuevos mecanismos para modernizar el control fronterizo. Entre ellos destacan la Red Seahorse, el desarrollo del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) y la implantación en pruebas del Sistema ABC en los aeropuertos de Madrid y Barcelona para facilitar y agilizar el cruce de fronteras exteriores.

 

 

SEAHORSE (Red de Intercambio de Información)

 

En 2010 concluyó el desarrollo del Proyecto Seahorse, que consiste en el establecimiento entre los países de la fachada atlántica africana, España y Portugal de una red de comunicaciones dotada de los más modernos medios de comunicación para la coordinación e intercambio de información permanente y segura vía satélite entre países en materia de inmigración irregular y otras actividades delictivas que se llevan a cabo en el mar. El Seahorse está liderado por España (Guardia Civil) y está financiado por la Comisión Europea (Programa AENEAS) dotado con más de 6 millones de euros (Período 2006-2009).

 

Esta red consta de 10 centros establecidos en Mauritania (2), en Marruecos (1), en Senegal (1), en Gambia (1), en Guinea Bissau (1), en Cabo Verde (1), en Portugal (1) y en España (2).

 

Desde 2006 se han desarrollado diversos cursos entre estos países en materia de inmigración irregular, de patrones de embarcaciones, de mecánicos mari-neros, de especialistas en actividades subacuáticas y de operadores de Red. Se ha impartido cursos de vigilancia de fronteras a la Gendarmería mauritana previa entrega de vehículos todo terreno, cámaras y visores de visión nocturna. Está prevista la constitución de otros órganos en la Red Seahorse Atlántico: un Comité Ejecutivo (CESHA), un Comité Operativo (COSHA) y un Comité Técnico (CTSHA).

 

 

SIVE (Sistema Integrado de Vigilancia Exterior) 

 

El Ministerio del Interior ha continuado en los últimos años el despliegue del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), una tecnología que permite mejorar el control de las costas españolas y luchar más eficazmente contra la delincuencia y la inmigración ilegal.

 

El despliegue de SIVE en el período 2002-2012 ha sido el siguiente:

 

2002:  Algeciras (5 estaciones).

2003:  Málaga (3 estaciones) y Fuerteventura (4 estaciones).

2004:  Cádiz (3 estaciones), Granada (3 estaciones) y Ceuta (1 estación).

2006:  Almería (6 estaciones) y Lanzarote (4 estaciones).

2007:  Huelva (4 estaciones) Gran Canaria (3 estaciones).

2008: Tenerife (5 estaciones) Ibiza (1 estación).

2009: Murcia (4 estaciones), Alicante (4 estaciones), Valencia (2 estaciones) y Castellón (3 estaciones).

2010:  Baleares (6 estaciones).

 

A finales del año 2010, el proyecto SIVE se había extendido prácticamente a toda la península (desde Huelva hasta Castellón, ambas incluidos), y también a los dos archipiélagos, después del despliegue de seis estaciones en las Islas Baleares.

 

Para el 2011 están contratados los despliegues de Pontevedra (7 estaciones) y Tarragona (3 estaciones). Asimismo, durante el año 2011 se espera acometer diferentes mejoras y actualizaciones del despliegue SIVE en determinadas provincias, la reubicación o reposición de determinadas estaciones sensoras, y la modernización y potenciación del despliegue fijo de Las Palmas (Lanzarote y Fuerteventura).

 

El próximo objetivo del Proyecto SIVE a partir de 2012 es terminar el despliegue en la costa del Mediterráneo (Barcelona y Girona) y el Atlántico (A Coruña).

 

 

ABC System: Modernización del control de pasajeros en aeropuertos

 

En mayo de 2010, se implantó en los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat el proyecto piloto ABC System, cuyo objetivo primordial es permitir a los ciudadanos europeos un cruce ágil de la frontera aérea mediante la utilización del pasaporte y DNI electrónicos.

 

Su funcionamiento se basa en la comprobación, de forma automatizada, de la autenticidad del documento y la identidad de la persona, utilizando como base dos datos biométricos: la huella dactilar y la imagen facial.

 

Para cruzar este tipo de fronteras será necesario estar provisto de un pasaporte o DNI electrónico. Pueden utilizar este sistema los ciudadanos mayores de 18 años nacionales de países de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y Suiza.

 

Desde la inauguración del proyecto piloto han utilizado este sistema un total de 74.749 pasajeros, aportando mayor fluidez de paso y seguridad, así como menor coste en recursos humanos.

 

El objetivo de este proyecto es su extensión a todos los aeropuertos españoles donde operen vuelos con origen o destino fuera de Europa.